Nombre común: Madroño
Nombre científico: Arbutus unedo L.
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase: Dillenidae
Orden: Ericales
Familia: Ericaceae
Subfamilia: Vaccinoideae
Género: Arbutus
Especie: Arbutus unedo L.
Imagen principal del árbol: Descarga la imagen del árbol

Descripción

El madroño, Arbutus unedo L., es un arbusto grande, perenne, que puede considerarse muchas veces como árbol pequeño. Tiene de uno a cinco metros de altura (máximo diez), de tronco corto y retorcido, con la corteza agrietada y la copa redondeada y densa.

 

Origen

Los países del área mediterránea y del oeste de Europa, más concretamente el Sudoeste de Irlanda y Sur y Sudoeste de Europa, Norte de África, en bosques esclerófilos.

Etimología

Se dice que el nombre genérico Arbutus procede del término celta arbois, fruto áspero, aludiendo a la superficie del fruto.

 

También se dice que procede de la antigua denominación romana arbustus, como diminutivo de arbor, significando arbolillo.

 

El nombre específico unedo se debe a dos vocablos latinos unum, uno y edo, comer, pues se dice que quien come uno no tiene ganas de comer más.

 

Esto es debido a que mucha gente considera que es un fruto insípido aunque hay otras personas que dicen de él que tiene un dulzor agradable en su adecuada madurez.

 

También se hace referencia a su contenido en alcohol y a su efecto saciante en cuanto a lo de comer sólo uno.

 

Encontramos otras denominaciones muy diversas como: madroñero, madroñera, madroña, madrollo, merodo, albocera, alborocera (Aragón), borto (Burgos y Rioja), albedro o borrachin (Asturias).

Características morfológicas

Porte

Arbusto más o menos esferico, irregular y denso. Puede medir más de 2 metros, alcanzando hasta 10 metros de altura en casos especiales y 3 metros de envergadura.

 

Tronco raramente recto, generalmente muy retorcido y ramificado a escasa altura.

 

Raíces

Las raíces forman un sistema radical bastante fuerte que sujeta muy bien la planta, generalmente formando una gruesa cepa o ceporro.

 

No se recomienda plantarlo cerca de una valla o casa porque en algunas ocasiones puede levantar el suelo, aunque todo esto dependerá de las condiciones del suelo y el espacio que tenga el árbol para desarrollarse.

 

Es una especie que tiene la peculiaridad de no adaptarse muy bien a los trasplantes.

Tronco

Como ya se ha dicho el tronco raramente es recto, generalmente muy retorcido y ramificado a escasa altura.

 

La corteza de los ejemplares jóvenes es de color rojo pardusco oscuro y con la edad se vuelve parda o incluso grisácea, agrietada, áspera y muy escamosa. Se desprende en tiras pequeñas.

 

Se pueden ver muchos ejemplares en los que se dejan varios pies (troncos) de forma más o menos retorcida, buscando cierto efecto ornamental, frente al clásico tronco dirigido de forma recta.

 

Ramas

Ramas principales gruesas, grisáceas, verticiladas, ascendiendo hacia todos los lados, a su vez muy retorcidas y dobladas.

 

Brotes rojizos, con glándulas vellosas y al lado de estas largos pelos.

 

Surgen ramas desde la base del tronco, de tal forma que si se busca un porte menos arbustivo y más de arbolillo necesariamente deben ser podadas.

Yemas

Las yemas son muy pequeñas, cónicas, aplastadas, tienen color rojizo y miden entre 1-2 mm de longitud.

Hojas

Las hojas son persistentes, alternas, simples, eliptico-lanceoladas o eliptico-ovaladas, acuminadas, aserradas, alguna vez enteras, con los dientes más próximos al ápice de color rojizo.

 

Son hojas de 4 a 11 cm de largo y 1,5-4 cm de ancho, lisas, coriáceas, lampiñas por ambas caras, de color verde lustroso en el haz, más claras por el envés.

 

Las principales nerviaciones son de color verde claro.
Pecíolo de unos 6 mm de longitud, igualmente rojo, muy pubescente. A veces tienen los bordes revueltos.

 

Las hojas de las partes bajas de las ramas suelen caer pronto, adquiriendo previamente una coloración rojiza.

Flores

El Madroño es una especie hermafrodita de flores blancas, a menudo teñidas de verde o rosadas, de unos 6 mm de ancho, que tienen el cáliz corto y persistente, con 5 lóbulos redondeados y la corola gamopétala con 5 pétalos de 5 a 7 mm y en forma de urna, dentro de la cual se encuentran 10 estambres con los filamentos vellosos inferiormente, cada uno con 2 apéndices de color púrpura; el ovario es lampiño de 2-10, a menudo 5, carpelos unidos.

 

Las flores aparecen en inflorescencias péndulas, formando unas panículas de 5 cm de largo, junto a los frutos del año anterior.
Huelen a miel.

 

La floración puede ser desde finales de verano-principios de otoño, hasta marzo; generalmente en otoño y principios de invierno (octubre -diciembre).

Frutos

Los frutos son bayas globosas, granulosas o rugosas en su superficie, son blandas cuando han madurado, de 2 a 2,5 cm de diámetro y con 5 lóbulos. El color varía conforme van madurando, pasando del amarillo al naranja para finalizar en el rojo reluciente y con pulpa amarillenta.

 

Son frutos comestibles, pero insípidos, con cierto dulzor quizá en los que maduran correctamente.

 

Se disponen sobre pedúnculos de 5 a 8 cm de longitud. Maduran en el otoño (octubre) siguiente a la floración.

 

Las semillas son abundantes, de 10 a 30, muy pequeñas, angulosas y de color pardo.

 

El fruto tarda un año en desarrollarse , de tal forma que en su madurez coincide con la floración de ese año.

 

Así, se aprecian en el árbol una gama de colores rojizos y naranjas de los frutos junto con el blanco de las flores y el verde de las hojas que resultan muy decorativos en un jardín.

Requerimientos ambientales

Suelo

Requiere suelos profundos y bien drenados. Tolera la cal, aunque se desarrolla mejor en los terrenos de naturaleza silícea, pedregosa y con materia orgánica.

 

No le van bien los suelos salinos.

Clima

Es un arbusto rústico.  Soporta heladas medias (-6ºC), salvo en los 2 o 3 primeros años de edad. La altitud idónea es de 100-1200 m sobre el mar. Es resistente a los vientos y a la segunda linea de mar.

 

No le va bien la contaminación de ningún tipo, aguantando relativamente mal la contaminación urbana, aunque se usa en la jardinería de nuestras calles, lo que disminuye drásticamente su longevidad y desarrollo.

 

Necesita una cierta humedad, aunque soporta sequías medias, prefiriendo escasa humedad a un exceso de la misma.

 

Aunque tolera el riego, prospera con las lluvias naturales de invierno, durante los meses fríos.

 

Su mayor desarrollo lo adquiere a pleno sol, pero soporta la semisombra.

Características agronómicas

Multiplicación

Se multiplica por semillas o estaquillas en primavera – verano, y brota bien de cepa.

 

La germinación de las semillas es lenta, lográndose más rapidez mediante estratificación en arena húmeda.

 

Si se hace directamente conviene semillar en otoño, y si se estratifica, en primavera.

Se puede multiplicar por estaquillas terminales, cortadas a finales de verano y protegidas del sol.

Poda

Soporta bien las podas y el recorte.

 

Se recomienda eliminar lo antes posible las ramas estropeadas, cortando hasta llegar a una rama lateral en buen estado.

 

Los chupones se han de eliminar enseguida. También se pueden recortar los ejemplares que hayan crecido demasiado para mantener los límites.

Crecimiento y longevidad

Su crecimiento es relativamente rápido si está en sus mejores condiciones, pero es más correcto decir que es un arbusto de crecimiento medio.

 

Longevidad de unos 100-150 años.

Plagas y enfermedades

En general es bastante resistente a plagas, aunque puede verse atacado por hongos en las hojas (royas y moteados, negrilla), también por algunos hongos del suelo (Phytophthora) y por la mosca blanca en los brotes jóvenes.

Usos

La madera es dura, pesada, muy compacta, de alta densidad, homogénea y fácil de trabajar. Ha sido empleada en tornería y ebanistería. También proporciona un buen carbón.

 

Con los frutos se preparan confituras y se pueden usar en pastelería.  También se hacen algunas bebidas, como el conocido licor de madroño madrileño.

 

Su principal uso es como ornamental,  ya que posee varias características ornamentales (es perenne, frutos vistosos, flores vistosas, troncos retorcidos, etc).

 

Tiene propiedades medicinales. En su corteza hay una elevada cantidad de taninos, lo que ha hecho que se usará como curtiente.

 

Es muy astringente y tiene cierto carácter antidiarreico y antiséptico urinario. En general se  usa para tratar diarreas y disenterías.

Historia y curiosidades

La ciudad de Madrid tiene al oso y al madroño como símbolos. Su origen lo ha comentado D. Ramón Mesonero Romanos (1803-1892), escritor y concejal del Ayuntamiento de Madrid: ” El pintarse el oso abrazando al madroño, fue de resultas de los reñidos pleitos que hubo entre el Ayuntamiento y Cabildo eclesiástico de esta Villa sobre derecho a ciertos montes y pastos, los cuales concluyeron con una concordia, en que se estableció que perteneciesen a la Villa todos los pies de árboles y al Cabildo los pastos; y para memoria, que pintase la osa paciendo en la yerba, y el Ayuntamiento la pusiese empinada a las ramas “.

 

El madroño es conocido en España desde antiguo, ya lo nombra Dioscórides en el siglo I d.C. y ha sido una especie que se ha mantenido con mayor o menor dificultad a lo largo de los años en la Comunidad de Madrid, llegando a estar protegida en los últimos años, ya que las duras condiciones climáticas no son las mejores para esta especie que prefiere climas más suaves.

 

En Madrid se puede ver con frecuencia en las áreas verdes. Ha sido extendido por las calles del Madrid de los Austrias. Asimismo se han plantado en macetones en la Puerta del Sol, y hay algunos ejemplares en la calle Mayor.

 

En Tajamar podemos encontrar un madroño detrás del parking, en frente del club Valderribas.

 

El madroño en su madurez adquiere cierto contenido en alcohol de forma natural, de tal forma que puede llegar a notarse perfectamente si se ingieren unos cuantos frutos maduros. De forma popular se comenta que este fruto les encanta a los osos.

 

Es una especie que tiene la capacidad de sobrevivir si es cortada o quemada su parte aérea, ya que puede rebrotar de las reservas que almacena en el tocón (cepa), lo que le da cierta resistencia a este tipo de accidentes.

Bibliografía

    • A. López Lillo, A. López Santalla:  “Árboles madrileños “.  (2007, Obra Social Caja Madrid).

 

    • José Francisco Ballester-Olmos y Anguís. ” Árboles y arbustos de los jardines de Valencia “. (Ayuntamiento de Valencia).

 

    • Flora ornamental Española. Tomo III. Junta de Andalucía. Consejería de Agricultura y Pesca.

 

  • Página web de la Comunidad de Madrid (www.madrid.org) Catálogo de especies protegidas de la Comunidad de Madrid (enlace).

 

 

 

 

Copyright © 2017 Senda Botánica de Tajamar - Los árboles del Colegio Tajamar.