Nombre común: Magnolio
Nombre científico: Magnolia grandiflora L.
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase: Magnoliidae
Orden: Magnoliales
Familia: Magnoliaceae
Subfamilia: Magnolioideae
Género: Magnolia
Especie: Magnolia grandiflora L.
Imagen principal del árbol: Descarga la imagen del árbol

Descripción

” El magnolio “, Magnolia grandiflora  L., es un árbol de crecimiento lento, semicaducifolio, muy longevo, de porte piramidal que acaba configurando una forma más globosa con la edad. Suele  considerarse muchas veces como árbol de  gran valor ornamental, destacando por sus flores, entre otros aspectos.

Origen

Procede de los Estados Unidos, desde Carolina del Norte hasta Florida, Mississippi, Luisiana y Texas. Se cultiva en Europa desde 1711. Fue introducido cerca de Nantes, por el almirante Roland-Michel Barrin de la Galissonière.

En España ya se cita en 1808 en los Jardines de Aranjuez.

Etimología

El género Magnolia está dedicado al francés Pierre Magnol (1638-1715), profesor de Medicina y Director del Jardín Botánico de Montpellier. El nombre específico grandiflora hace referencia al tamaño de sus flores, las cuáles destacan por su gran tamaño, fragancia y aspecto.

Características morfológicas

Porte

Es un árbol de porte piramidal y copa anchamente cónica al principio, después, con la edad torna a globosa, regular y densa. Alcanza entre 15 y 20 metros de altura y hasta 30 metros en su hábitat natural. Presenta un tronco recto y la corteza lisa y de color gris oscuro.

Raíces

Las raíces tienden a ser superficiales por lo que  hay que tenerlo en cuenta para no dañarlas.

Tronco

 El tronco es recto y normalmente ramifica a baja altura. La corteza es lisa de color gris oscuro o pardo en ocasiones, que se desprende en placas con la edad. Aunque la corteza tiene un aspecto liso, al tacto se percibe rugosa o escamosa, sobre todo con la edad de la madera.

Ramas

Las ramas son grisáceas o pardo-grisáceas y las ramillas o brotes son pardo rojizos, fuertes y pilosos.
La madera es maciza, muy dura y pesada. Las ramas pueden crecer desde la base del tronco.

Yemas

Las yemas terminales miden de 2,5 a 4 cm de longitud, son oblicuas, ovoides, estrechadas en la base, de color marrón pálido y están cubiertas de un vello ferruginoso. Las laterales son más pequeñas, de 15 cm aproximadamente. Todas ellas están cubiertas por un pequeño “gorrito” formado por hojitas que se han desarrollado junto al pecíolo y en primavera se desgarra y se abre.

Hojas

Las hojas son alternas, grandes, de unos 15 a 25 cm de longitud por 6 a 9 cm de anchura. Son coriáceas, gruesas, de forma oval u ovado-oblonga, obtusas o brevemente acuminadas, de base cuneada y borde entero (a veces ondulado), con un nervio central muy marcado.

Tienen el haz de color verde oscuro reluciente  y el envés con pubescencia pardo herrumbrosa. El pecíolo es grueso, densamente pubescente y de 1 a 4 cm de longitud.

 

Se secan muy bien y se conservan largo tiempo. Se forman sobre las últimas articulaciones de las ramillas, duran sobre árbol aproximadamente 2 años y en cada invierno se desprende una parte importante de las hojas, por lo que se considera un árbol semicaducifolio, aunque se hable de él muchas veces como perenne.

Flores

Las flores aparecen solitarias y terminales sobre pedúnculos tomentosos. Son muy grandes, de 15 a 22 cm de diámetro, con pétalos carnosos de color blanco intenso (de 6 a 12), y 3 sépalos de aspecto petaloide (también se le llaman tépalos a ambos). Los pétalos se insertan de forma helicoidal (característica primitiva, poco frecuente). Son flores hermafroditas, presentan numerosos estambres y carpelos. Son muy fragantes y se disponen erectas.

 

Un árbol suele tener pocas flores al mismo tiempo, ya que perduran de 2 a 4 días según el tiempo, sin embargo la floración es de mayo a septiembre, por lo que durante ese tiempo el árbol va desarrollando flores de forma continuada. Dependiendo de las zonas y la climatología puede ser un período de floración más corto o prolongarse incluso hasta primeros de octubre.

 

Las flores tienen la particularidad de que si se cortan del árbol, en unos minutos se vuelven pardas y se deterioran. Son visitadas por las abejas.

Frutos

El fruto es un polifolículo grande, de 7,5 a 15 cm de longitud por 5 cm de ancho, con aspecto de piña. Los folículos son pelosos y contienen de 1 a 2 semillas cada uno (normalmente solo una), las cuales son obovoides, ligeramente aplanadas, lisas y de color rojo reluciente, de alrededor de 1 cm de longitud.

 

El polifolículo tiene unas cicatrices en la base dejadas por los pétalos y los sépalos (también llamados tépalos por ser de igual aspecto).

 

El fruto se abre en su madurez , liberando las semillas, las cuáles no caen inmediatamente, sino que la dehiscencia es lenta y esto permite ver los frutos con las semillas asomando, lo que da cierto valor ornamental a la fructificación por el color de las semillas.

 

La fructificación se produce desde finales de verano hasta finales del otoño.

Requerimientos ambientales

Suelo

Requiere suelos frescos y ligeros, profundos y bien drenados, con suficiente materia orgánica. no le van bien los suelos salinos ni calcáreos, prefiriendo los suelos neutros o ligeramente ácidos, sobre todo en las primeras fases de crecimiento.

 

Si el tiempo es seco, hay que regar abundantemente.

Clima

Es bastante resistente al frío pero prefiere lugares templado-cálidos. Si se coloca en lugares muy fríos es preferible que sea de forma resguardada, cerca de paredes o edificios.  Las heladas tardías pueden afectarle.

 

La altitud idónea se encuentra entre los 100 y 500 metros sobre el nivel del mar. Soporta segunda línea de mar y la contaminación urbana, pero no la industrial. No resiste vientos fuertes.

 

En cuanto a iluminación necesita sol, pero también se desarrolla  a  semisombra.

 

No le va bien ambientes excesivamente secos.

Características agronómicas

Multiplicación

Se multiplica por semillas, esquejes e injertos, e incluso por acodo aéreo.

 

La multiplicación por semilla no se suele usar comercialmente, puesto que produce plantas que tardan 15 años en florecer (juvenilidad). Lo más usado son esquejes o injerto sobre patrón de semilla, lo que provoca que en 3-4 años puedan florecer. Es preciso tener en cuenta que el trasplante es difícil, puesto que las raíces son frágiles, por lo que se recomienda trasplantar con cepellón.

 

Las semillas precisan estratificación en arena o turba a 40 o 50 ºC durante 90 a 150 días y debe sembrarse en primavera.

Poda

No es necesaria. En algún caso , después de la floración se corta la leña muerta o alguna rama que molesta o es innecesaria, pero tiene el problema de que a veces cicatriza con dificultad.

Crecimiento y longevidad

Es una planta de crecimiento lento. Tiene una longevidad de unos 75-100 años, aunque se citan casos de varios siglos.

Plagas y enfermedades

No suele tener problemas de plagas  y enfermedades, pero a veces le afectan la cochinilla y los pulgones. También puede sufrir clorosis, y oidio. En malas condiciones de drenaje y excesiva humedad aparece síntomas de asfixia radicular y puede ser atacada por hongos del suelo.

Usos

La madera es dura y pesada, y ha sido empleada en cestería, cajerío y elaboración de muebles, todavía usándose en ebanistería en su país de origen.

 

Su principal uso es como árbol ornamental, muy apreciado por su floración  tan llamativa y aromática, así como el color de sus hojas que permanecen todo el año y que muestran un contraste entre el verde lustroso del haz y el pardo del envés. Se suele usar como ejemplar aislado o como grupo espaciado en zonas amplias. Existen diversas variedades , con variaciones en el color y forma de las flores, entre otras cosas.

 

La corteza y las semillas se han usado por sus cualidades medicinales, sobre todo en medicina popular.

Historia y curiosidades

En Madrid es fácil de observar, ya que desde tiempos antiguos se ha empleado como importante y magnífico árbol ornamental, destacando, por ejemplo, los magnolios del Paseo de Coches del Parque del Retiro.

 

En Tajamar lo podemos encontrar en un patio interior del pabellón central o también cerca del burro, al lado del edificio de Artes gráficas.

 

Los magnolios son plantas muy antiguas, cuyo origen se remonta a más de 5 millones de años, tal como se ha podido saber por algunos fósiles. Se comenta que entonces eran polinizadas por escarabajos, que son insectos muy antiguos. Actualmente la polinización es principalmente por abejas.

 

Bibliografía

    • A. López Lillo, A. López Santalla: “Árboles madrileños” (2007, Obra Social Caja Madrid).

 

    • José Francisco Ballester-Olmos y Anguís. “Árboles y arbustos de los jardines de Valencia.” (Ayuntamiento de Valencia).

 

  • Flora ornamental Española. Tomo I . Junta de Andalucía. Consejería de Agricultura y Pesca.

 

 

 

Copyright © 2017 Senda Botánica de Tajamar - Los árboles del Colegio Tajamar.